EXPERTOACUARIOS

En general puede considerarse a los infusorios como sinónimo de protozoarios.

Se trata de animales unicelulares de tamaño microscópico, muy pocos de los cuales pueden verse a simple vista. Con ayuda de una lupa potente la mayoría puede visualizarse y, finalmente, una pequeña cantidad sólo son visibles con aumentos mayores (uso de microscopio).

Los pequeños cilíados pueden cultivarse fácilmente a partir de algún nutriente y agua. Resultan un alimento adecuado para peces pequeños (por ejemplo larvas de Brachidanio, tetras en general, Bettas y otros anabántidos como Colisa, Trichogaster, Helostoma, etc. También son muy útiles para alimentar a los nauplios de Artemia sp.

Cultivo:

Deberá preverse un medio de cultivo que provea de cantidad suficiente de infusorios a todo un desove. Por lo tanto no será lo mismo si se debe alimentar un desove de Carassius (que depositan varios centenares -o miles- de huevos) o un desove de Betta, que si bien puede ser numeroso, nunca lo será tanto como uno de Carassius.

Como ejemplo diremos que las larvas recién nacidas requieren de alrededor de 300 infusorios por hora cada uno. Eso equivale a dos o tres gotas por hora de un buen cultivo por cada larva o alevín. Al cabo de un día, unos 100 alevines consumirán aproximadamente un litro de caldo de cultivo. Por lo tanto, si se desea alimentar 1500 alevines durante una semana serán necesarios más de 10 litros diarios o sea entre 70 y 100 litros de caldo de cultivo de infusorios.

Preparación:

Paramesium bursaria.

Secar al sol o al horno cáscaras de banana (plátano común), a razón de una cáscara cada 2 litros de agua a utilizar.

Colocarlas en agua limpia y sin cloro en un lugar que reciba luz natural.

No debe colocarse el cultivo bajo la luz solar directa ya que al calentarse excesivamente el cultivo pueden morir los microorganismos por falta de oxígeno o por excesiva temperatura.

En reemplazo de las cáscaras de banana, pueden usarse:

hojas de lechuga

hojas de planta de zapallo o calabaza

alfalfa seca o paja de alfalfa

arroz integral o, mejor aún, cáscara de arroz

granos de trigo con cáscara

Una gota de leche cada 5 litros de agua, ayudarán a acelerar el cultivo.

Cuanto mayor sea la temperatura, más acelerado será el proceso de reproducción de los infusorios, con las precauciones que mencionamos más arriba.

Debe tenerse presente que los infusorios se alimentan de microorganismos de menor tamaño que ellos mismos, tales como bacterias, algas, protozoarios y levaduras.

Si el agua donde se cultivan se torna transparente y cristalina será señal de ausencia de alimentación. En ese caso deberá incrementarse la cantidad de material nutricio.

Los infusorios más codiciados por los acuaristas, son, sin duda, los Paramecium. Hay varias especies de Paramecium siendo el de mayor tamaño Paramecium caudatum que es visible a simple vista. Su tamaño es aproximado a 0,3 mm. La mayoría de los infusorios no sobrepasan los 0,15 mm.

Modo de suministrar

Los infusorios cultivados pueden suministrarse conjuntamente con el agua en la cual se cultivaron (caldo de cultivo). En los casos de criaderos, o factorías de peces, el procedimiento es inverso: se cultivan los infusorios en los acuarios o estanques donde irán las crías y una vez absorbido el saco vitelino de las larvas, se las coloca en el cultivo de infusorios.